Calle Méndez Álvaro, 56. 28045 - Madrid
+34 648 20 20 80
gestion@amigosempresarios.es

El sector industrial

DAVID SÁNCHEZ.

La situación del sector industrial viene atravesando una etapa muy difícil y complicada, y actualmente con la llegada del – Covid-19, y la crisis que nos acecha, la situación está mucho más agravada, y en esta línea quiero hacer unos comentarios sobre la situación que rodea al tejido empresarial español.

La industria se encuentra en un estado bajo, y por tanto es necesario dar un fuerte empuje para reestructurar el sector industrial en general, lo que denominamos, revolución industrial 4.0., y además está influenciada por la llegada de las nuevas tecnologías, como el Big-Data y la Inteligencia Artificial, siendo necesario dedicar tiempo para aprovecharlas.

Por una parte, el tejido empresarial español, tiene que industrializarse, y necesita:   

  • Adaptar las líneas de producción a los nuevos sistemas tecnológicos, para ser competitivos.
  • La revolución digital y su impacto son irreversibles y afectara a todas las instalaciones y al personal.
  • Realizar inversiones del sector público y privado, así como el cambio de estructuras.
  • Dedicar inversión para continuar y potenciar la investigación, desarrollo e innovación de nuevos productos para seguir compitiendo en el exterior.
  • Para el sistema económico todos los sectores son importantes, pero por el momento en el que nos encontramos “Covid-19”, quisiera destacar al sector de productos sanitarios, que como todos sabemos en estos instantes, es un sector estratégico, por que contribuye a salvar vidas. Debemos de reconocer que carecemos y somos deficientes, en cuanto a productos necesarios para responder a esta crisis. Es prioritario preparar un plan de necesidades serio y firme a nivel nacional que contemple una línea de productos y materiales esenciales para dar una respuesta inmediata a cualquier otra situación, que pudiera presentarse. Por tanto, la administración debe de dar una rápida respuesta y reflejar en sus partidas presupuestarias los medios para la inversión, que junto con el sector privado elaboren un plan eficiente y serio para cubrir la deficiencia.

Llevamos años en España hablando de la gran necesidad de impulsar el sector industrial que cambie nuestro modelo productivo, y ahora es el momento de iniciar ese proceso de industria 4.0.

Igualmente tenemos enfrente de nosotros el reto de preparar planes de formación y capacitar con perfiles adaptados a las nuevas profesiones para las competencias digitales que serán necesarias en un mercado global.

Es precisa una política de apoyo a la industria del siglo XXI, donde exista una firme relación entre el sector público y el sector privado, siendo prioritario el llevarlo a efecto en un corto periodo de tiempo, o de lo contrario el futuro será de una dudosa competitividad.