Calle Méndez Álvaro, 56. 28045 - Madrid
+34 648 20 20 80
gestion@amigosempresarios.es

Entrevista a Rafael de Andrés, vocal de la AEAE

Entrevista a Rafael de Andrés, Vocal de nuestro Comité Ejecutivo y Director de Relacionales Institucionales de la AMER.

Con una experiencia en el sector de la restauración de más de 40 años, ex Presidente de la Asociación Madrileña de Empresas de Restauración (AMER), cargo que ostentó durante 12 años, y actualmente Director de Relaciones Internacionales de la misma, y miembro del Comité Ejecutivo de la Federación de Hostelería de España, Rafael de Andrés, nos cuenta su visión sobre la situación actual en nuestro país, en relación con el daño que la pandemia COVID-19 ha causado a este sector fundamental de la economía nacional.

¿Cuál es la situación que se está viviendo en el sector y cuáles son las posibles perspectivas de recuperación futura?

La situación actual es de extrema gravedad por dos motivos principales.

En primer lugar, a pesar de que puede verse gente en la calle y da la sensación de que hay cierta reactivación, en realidad el consumo ha disminuido enormemente, por lo que la situación está llegando a ser dramática en algunos casos. Podemos decir que se trata en cierta medida de un espejismo de recuperación del sector, que no se está produciendo realmente.

En segundo lugar, hay que destacar el enorme perjuicio que está provocando en el sector una expectativa que no va más allá del mes de septiembre. Si comparamos a España con otros países vecinos, en cuanto a la previsión y financiación que se ha realizado para los sectores del turismo y la hostelería, la diferencia es abismal.

Por ejemplo, en la región del norte de Italia, con una población de aproximadamente 14 millones de habitantes, el gobierno ha emitido un bono de 600 € para cada habitante, con la finalidad de que lo gasten en las vacaciones de este verano, incentivando así el turismo nacional.

Preocupa especialmente la situación que va a producirse una vez se agoten los ERTE, ya que no existe una plena capacidad de negocio, pues ni se cuenta con la capacidad de trabajar ni la demanda de antes.

Concretamente, si hablamos de ayudas financieras directas del Gobierno, mientras que en España únicamente se han desembolsado 4.000 millones de euros para el sector turístico (de los cuales 3.000 millones ya estaban comprometidos para préstamos ICO), en el resto de países la inversión ha sido mucho mayor, como en el caso de Grecia (24.000 millones), Francia (18.000 millones) o Italia (55.000 millones).

Este contraste tan profundo puede suponer un grave perjuicio a nuestro país como antiguo líder del turismo europeo, pues España ante esta situación no está sabiendo reaccionar y al final vamos a quedar a la cola en cuanto a visitas de turistas extranjeros.

La situación, como ya se ha comentado es terrible. Consideramos que no se están teniendo en cuenta las necesidades del sector de restauración, y existiendo más de 300.000 restaurantes en España, parece incomprensible que este sector no reciba la atención necesaria.

Respecto a Madrid, solamente se ha abierto el 40% de la hostelería de la Comunidad, y del 60% restante, se estima que alrededor de un 15% no vuelva a abrir nunca más.

Preocupa especialmente la situación que va a producirse una vez se agoten los ERTE, ya que no existe una plena capacidad de negocio, pues ni se cuenta con la capacidad de trabajar ni la demanda de antes.

A pesar de la aparente incapacidad del Gobierno, el sector está realizando un gran esfuerzo para poder aguantar la situación, ¿estás de acuerdo?

Desde el principio el sector de la restauración ha intentado adaptarse a todas las situaciones por las que ha pasado nuestro país en los meses recientes. Comenzó con la elaboración de comidas para llevar y entregar a los domicilios y posteriormente con el servicio de recogida en los restaurantes.

Hay que valorar el tremendo esfuerzo que están haciendo los restaurantes que deciden abrir, ya que lo hacen a sabiendas de que van a ir a pérdidas. Son demasiados gastos los que afrontar y los ingresos, si los hay, son ínfimos.

Un dato relevante para entender el momento actual es que en el centro de Madrid no han abierto ni el 15% de los restaurantes.  Y si este es el dato que tenemos de la capital de España, da miedo pararse a pensar cómo tendrán que estar pasándolo en otras ciudades.

¿Cuáles son las medidas de apoyo solicita el sector de la restauración?

Se han solicitado, tanto al Gobierno central como al autonómico, que se apliquen en nuestro país las mismas medidas que están imponiéndose en países como Francia o Italia, puesto que las que se están implantando en España son las más restrictivas de todas. Por ejemplo, en eventos al aire libre únicamente se permite un número máximo de 150 personas, y de 75 en el interior de los establecimientos. Esto, por supuesto, supone un gran problema económico.

Se está luchando para que los ERTES se amplíen hasta la Semana Santa de 2021, aunque sin mucha esperanza de éxito.

Pedimos que se implanten políticas serias de activación de nuestro turismo nacional, así como la apertura en el mes de agosto de todos los museos, teatros y cines, para poder atraer al mayor número de turistas posible.