Calle Méndez Álvaro, 56. 28045 - Madrid
+34 648 20 20 80
gestion@amigosempresarios.es

Un nuevo futuro nos espera

Hoy, acabando el confinamiento por la cuarentena en prevención del COVID-19, ha salido el sol y con él una nueva vida llena de esperanza y de ilusión. Hoy podemos rezar por nuestros muertos, y honrar a nuestros mayores que nos han abandonado dejándonos con su sacrificio, austeridad y trabajo un estado de bienestar en lo económico y en lo social que siempre recordaremos.

Hemos de contemplar lo vivido durante los últimos tres meses y medio como una etapa de sufrimiento y pesadilla que nos ha sumido en un estado de postración inesperado. Y si algo positivo tiene lo malo, es que de ello se aprende.

Una nueva relación social nos espera, más llena de tolerancia, lealtad y comprensión a los demás, con un espíritu renacido de lucha por mantener unidos la ilusión de trabajar por recuperar el bienestar que se ha puesto en peligro por la adversidad de los acontecimientos.

Tendemos con facilidad a buscar responsables ajenos de nuestras desgracias, y aunque ello es así y democráticamente ha de recaer la condena justa que corresponda a los errores y abusos de  aquellos de nosotros que los hayamos cometido, debemos asumir nuestra propia responsabilidad, considerando que en palabras del conde italiano José de Maistre, atribuidas a Maquiavelo,  “los pueblos tienen el gobierno que se merecen”, y que matizó el francés André Malraux con “Las gentes tienen los gobernantes que se les parecen”.

Y ello es así, por cuanto siendo parte del pueblo, nuestros gobernantes somos nosotros, con los mismos defectos y virtudes, y al haberlos elegido somos corresponsables de sus acciones. Salvo algunos “trileros” que nos han hecho ver lo que no son, y engañado con falsas promesas incumplidas. Si bien “por sus obras los conoceréis” en palabras del Evangelio, les auguramos un futuro de olvido y marginación.

Pasemos a la acción y emulando el comportamiento de nuestros ancestros, levantemos España trabajando unidos con ilusión y sin regatear esfuerzos. Si los tiempos exigen austeridad, la tendremos. Si es necesaria la generosidad, la tendremos. Los que podamos, ayudemos a los que lo necesiten, pues el premio será inmediato. Una España solidaria superará la crisis que se avecina,  y sabremos administrar con rigor y decencia las ayudas de nuestros vecinos.

El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, pero un Estado de Derecho y Democracia como el que hemos elegido en España, basado en una Constitución aprobada por todos los ciudadanos, de izquierdas o derechas, del Norte o del Sur, nos garantiza seguir los consejos de Ignacio de Loyola cuando recomendaba  “no hacer mudanza en tiempos de tribulación”, lo que en nuestro caso la máxima es preservar los valores democráticos y éticos de libertad sobre los que hemos construido nuestra sociedad.

El 7 enero de 2007 José Antonio Martín Pallin, prestigioso jurista, nos ilustró bajo el título de “En tiempos de tribulación no hace mudanza,”  con un análisis digno de recordar, pues después de trece años sigue siendo actual.

Dicho lo anterior. Pasemos a la acción y emulando el comportamiento de nuestros ancestros, levantemos España trabajando unidos con ilusión y sin regatear esfuerzos. Si los tiempos exigen austeridad, la tendremos. Si es necesaria la generosidad, la tendremos. Los que podamos, ayudemos a los que lo necesiten, pues el premio será inmediato. Una España solidaria superará la crisis que se avecina, y sabremos administrar con rigor y decencia las ayudas de nuestros vecinos. Estamos en Europa, somos parte de un continente que se está aprestando a ayudar a todos los países a superar sus dificultades.

Desde la Asociación Española Amigos Empresarios hacemos un llamamiento a todos los empresarios para trabajar unidos en la inmensa e ilusionante tarea que la situación nos depara.

Con cariño y esperanza

Antonio Cebrián

Presidente de la AEAE